Por Noel David Suárez

La Lazo de Futsal afeminado ha constituido un antiguamente y un a posteriori en la historia de este deporte en Cuba. Ha sido una puerta abierta a los sueños de muchas mujeres que aman el fútbol, las cuales han podido vivirlos cada fin de semana en el tabloncillo de la Universidad de La Habana. Al inicio de la segunda estampado de la Lazo podemos afirmar que la misma ha cobrado un viejo auge, y son más las chicas que han confiado en este tesina para echar a rodar sus sueños.

De acuerdo con lo expresado por el Doctor en Ciencias de la Civilización Física y regulador del torneo, el profesor Gregorio Morales en entrevista concedida a nuestra web,la idea parte de una logística de la Asociación de Fútbol de Cuba a partir de las orientaciones de la FIFA de fomentar y desarrollar el Futsal afeminado en el país. Este es el punto de partida de la creación de la I Lazo Regional de Futsal Femenina.

Las motivaciones para su exposición parten de la fortaleza que desde el 2006 tiene el Futsal afeminado en las universidades capitalinas, la mecanismo que se ha conseguido entre el MES y la AFC, que de conjunto han podido propiciar el espacio para que la mujer tenga su zona de habilidad en el Futsal.

En Deporcuba estaremos acercándonos a varias de las protagonistas de este hermoso tesina, el cual esperemos que vaya cobrando un viejo auge no solo en la renta, pues en muchos lugares del país hay talento afeminado capaz de hacer historia en esta vistosa disciplina.

A continuación, les presentamos a cuatro de ellas, representantes de los equipos Dreamers y Fénix.

Bianka Reyes. Dreamers: “Más que un equipo somos una grupo”

Foto: Cortesía de la entrevistada. Diseño: Lilian Cid

Mi nombre es Bianka Reyes Pérez, conocida como “Bia la Benjamina”, solaz de pívot en el Futsal o delantera en el 11. Nací el 26 de septiembre de 2006 en La Habana, tengo 17 primaveras, estoy cursando el 12 naturaleza en el IPU José Martí de Cojímar, incluso estudio francés e inglés, convivo con mis abuelos, mi mamá y mi hermano viejo. A la Lazo llego a través de Ebert, un amigo y parte del cuerpo técnico de mi equipo. Maniobra en el conjunto Dreamers de Futsal Femíneo en la Habana. No había participado en ningún torneo antiguamente, pero sí en amistosos y solaz en un equipo de 11 masculino de una iglesia convocatoria Nueva Vida. En cancha intento estar concentrada, me encanta competir y conectar con los demás. El fútbol entra a mi vida cuando comencé a ver los partidos que daban por la televisión, me llamó mucho la atención hasta que poco a poco fue parte de mí, me inspiraban la forma de solaz de muchos futbolistas, sobre todo Leo Messi, y en el arrabal o donde hubiera un balón quería competir al fútbol. Para mí este deporte significa entrega, pasión, dedicación, motivación, esfuerzo y determinación. «Les diría a las muchachas que les gusta competir al fútbol que, si de verdad les gusta y creen en ellas, ese sueño puede convertirse en existencia, que no se rindan, ¡qué sí lo pueden obtener!». Uno de mis objetivos en el fútbol es ser ejemplo para futuras niñas y poder representar a mi país en cualquier torneo. Gracias a Dreamers por hacerme parte del equipo y más que eso somos una grupo, vamos a entregar lo mejor de nosotras en la confederación, gracias por la entrevista y gracias a todos los que están colaborando para cumplir mi sueño.

Foto: Cortesía de la entrevistada

Neyfer Torres. Fénix: “Solo no es inalcanzable aquello que no intentas”

¿Quién eres?

Hola, mi nombre es Neyfer Torres Lorente y tengo 21 primaveras. Me gradué de técnico medio superior en Investigación clínico y Medicina Transfusional. Una vez graduada comencé a trabajar en el Instituto de Medicina Tropical «Pedro Kouri» (IPK), donde estuve un tiempo ejerciendo. Actualmente estoy desvinculada y a la calma de aprobación de otro centro de trabajo.

Foto: Cortesía de la entrevistada

¿Cómo llegas a la Lazo de Futsal Femíneo?

Llego a la Lazo a través de Wendy, jugadora actualmente del Equipo Fénix. El profesor Cuevas de la UH contacta con ella para competir y le dice que tiene a cierto que juega al fútbol y que estaba segura que podía interesarle. Luego de esto me presento en un amistoso jugando con la UH y a partir de ahí me involucré en lo que viene siendo el Futsal. Organizan el Acapulco Street al cual asisto sin formar parte de ningún equipo, solo como espectadora, rodaba la pelota y yo sentada sin poder competir la adrenalina se apoderaba de mí al ver a las otras jugadoras en la cancha, eclosión sola apartada a tocar un balón, las muchachas de Fénix me ven y deciden invitarme a formar parte de su equipo y competir la Lazo venidera, y estuve de acuerdo. Hoy estoy jugando mi segunda Lazo de Fútbol Sala Femíneo con ellas.

¿Habías jugado antiguamente de forma organizada?

Sí, de pequeña, no quizás con el nivel de exigencia que hay ahora, pero sí me involucré en eventos que eran perfectamente organizados. Yo salgo de competir fútbol 11 con las muchachas de La Habana, me lesiono y estuve fuera del campo 3 primaveras entre recuperación y la escuela, porque en ese momento estudiaba en el Pre en la calle y me era a veces complicado asistir a los entrenamientos. Dejé el fútbol a un segundo plano y producto a mi daño me perdí ciertas competiciones serias y más importantes a las que podía quizás acaecer asistido. Carretera por primera vez la cancha luego de estar fuera todo ese tiempo al comenzar la Lazo de Futsal Femíneo, por vez primera y con mi existencia de 21 primaveras estaría en una competencia con todas las reglas y estructura que debe tener cualquier torneo.

¿Cómo te sientes cada vez que estás en cancha en pleno solaz?

No podría resumirlo, son distintas sensaciones y emociones que me invaden en la cancha. Siento ansiedad, preocupación, alegría. Pero si debo escoger una palabra que lo resuma todo sería «optimismo». Suelo siempre dar una imagen de tranquilad, pero por interiormente es todo lo contrario; es muy chiflado todo, la presión y la confianza que deposita tu equipo en tí en realidad es una carga pesada en el buen sentido de la palabra, carga que debes retener sostener.

¿Cómo entra el futbol en tu vida?

Desde pequeña he sido la típica pupila que practicaba cualquier tipo de deporte. Había competencias de básquet y pues Neyfer para allá, volleyball, balonmano, cualquier deporte me hacía advertir perfectamente. Hasta que organizan un torneo en la primaria de futbol y es ahí donde en realidad me doy cuenta de que es esto lo quiero. Me sentía perfectamente en los otros, pero ya competir fútbol era poco maravilloso. Decido seguirlo practicando y al entrar en el pre me sereno que en el Saborit había un espacio en donde un montón de profesores, encabezados por la profesora Yohanis más conocida como «la negrita», ex-atleta del Equipo Franquista de futbol 11 y el profesor Juan Carlos, se dedicaban y empleaban su tiempo en enseñarle a niñas y jóvenes el fútbol. Me matriculé y comencé a entrenar hasta que llegué al equipo Habana.

¿Qué significa este deporte para ti?

Para ser sincera este deporte yo no lo veía como poco más que un hobby, jugaba porque me gustaba, pero no con la mentalidad de que podía alcanzar a estar con un equipo jugando una confederación a nivel provincial con este tipo de exigencia. La confederación como que me cambia totalmente mis pensamientos producto a que comienzan a suceder cosas muy buenas para mí, me enfoco completamente en el futbol y eclosión a sentirlo demasiado jugando con Fénix. Ya los objetivos y los propósitos que tenía no eran los mismos que hacía tres primaveras detrás cuando era pupila, ahora tengo la carencia de darlo todo en la cancha, tengo un equipo que confía en mí y una directora técnica que siempre me costal a competir esperando que yo le aporte cosas positivas al equipo. El fútbol significa muchísimo para mí, siento que es lo único que se hacer, darle patadas al balón, siento muchísimo compromiso con él y no me veo practicando ahora mismo otro deporte que no sea el fútbol. Me ata sentimentalmente mucho, me llena y me satisface jugarlo.

¿Qué le dirías a todas esas muchachas que al igual que tú aman la habilidad del fútbol?

Primero comenzaría poniéndole mi ejemplo, yo no creía absolutamente en carencia de esto que me está pasando, no creía ser capaz de hacer todo lo que estoy haciendo, tengo personas que le gustan y aprecia mi fútbol y que van a todas conmigo, y es precisamente eso a lo que no creía que pudiera alcanzar. Yo les diría que no dejen de intentarlo nunca, que solo no es posible aquello que no intentas, que los límites los pone uno mismo y que si tienen ganas y fuerzas para para jugarlo pues que no se detengan, que no dejen que nadie decida por ellas y que vayan con todas y a por todas.

¿Qué valoras que le error aún a la Lazo de Futsal afeminado? 

Solo puedo proponer que necesita un poco más de difusión el evento, sé que aún hay muchachas que no saben que se está desarrollando la Lazo y pienso que sería bueno que se expanda un poco más esta información.  Al final buscamos nuevos talentos y estas ligas siempre son un punto de partida para estas búsquedas. Mientras tanto contenta por esta oportunidad que tenemos para mostrar nuestras habilidades.

Foto: Cortesía de la entrevistada

Mayrolis Campeador. Dreamers: “Estar en las canchas me hace advertir una emoción total”

¿Quién eres?

Me llamo Mayrolis Campeador Mendoza, May para la grupo del futbol y amigos. Soy Ingeniera en Ciencias Informáticas, graduada en el año 2009 de la Universidad de las Ciencias Informáticas, UCI.  Tengo 37 primaveras, trabajo en la misma Universidad como diestro en Ciencias Informáticas.

¿Cómo llegas a la Lazo de Futsal Femíneo?

Estábamos en el movimiento de fútbol de la Universidad, iba a asomar un mini evento, me comunico con Lilian Cid, me dice que querían causar un equipo de veteranas y esa idea me pareció maravilloso. Armamos tremendo revuelo en las redes sociales, invitamos a las que eran graduadas de la UCI, incluso a otras que están viviendo en el extranjero pero que viajan regularmente a Cuba, hicimos un montón de WhatsApp y así surgió el equipo Dreamers. Logramos convocar a cerca de 15 muchachas en el primer momento, y nos dimos cuenta que podíamos retornar soñar con competir al fútbol y así lo hemos hecho. Esa fue toda la iniciativa que nos ha poliedro la oportunidad de competir en un equipo al cual le pusimos Dreamers porque somos soñadoras, tenemos muchos sueños, muchas perspectivas y queremos crecer, ahora mismo estamos dando los primeros pasos.

¿Habías jugado antiguamente de forma organizada?

Sí, estuve jugando toda la etapa de estudiante y un poco más para acá, como parte del equipo UCI en la Universidad, con el cual participamos en varias ediciones de los Juegos Giraldilllos (provinciales), como le decimos comúnmente, resultando campeonas en alguna ocasión, y por supuesto a todos los eventos de este corte que nos invitaban como equipo, intercambios con otras universidades como la ELAM, Ciencias Médicas, UH, Fajardo y otras.

Foto: Cortesía de la entrevistada.

¿Cómo te sientes cada vez que estás en cancha en pleno solaz?

Estar en las canchas me hace advertir una emoción total, la cual es indescriptible, siempre se llega con un poco de ansiedad, pero una vez sonado el pitazo auténtico desaparecen. La emoción del solaz es muy vasto, con cada entusiasmo y apoyo del sabido te hacen advertir peculiar, y digo hacen porque aun en esta etapa me emocionan, me siento como en mis 20, acertado y capaz.

¿Cómo entra el fútbol en tu vida?

Primeramente, tuve la director de mi profesor Ariel en la UCI, siempre bajo el ejemplo de Yunelsis y Marianela, que fueron pioneras en el Futsal afeminado, ellas llegaban con sus anécdotas sembrando un esforzado sentimiento de sexo y emoción por este deporte. Llego al Futsal por embullo en la Universidad, antiguamente jugué como portera de balonmano en mi provincia Granma en la etapa de la secundaria y preuniversitario. Fue exactamente en el año 2008, por lo universal no me gustaba jugarlo, lo veía muy esforzado y le tenía miedo a los golpes, pero una vez que fui y me probé me enamoré de ese deporte y del círculo de compañerismo y amistad que existía entre todas las jugadoras.

¿Qué significa este deporte para ti?

Significa superación mental y física, yo fui muy una pupila muy introvertida y el Futsal me ayudó a socializar, a romper complejos de mi infancia. Me ayudó a formar la mujer que soy en la actualizad, sabido, compañera y amiga.

¿Qué le dirías a todas esas muchachas que al igual que tú aman la habilidad del fútbol?

Pues que no pierdan el embullo, que lleguen a nosotras las Dreamers o a su equipo de preferencia, pero que jueguen, que prueben la adrenalina que desemboca este deporte. ¡Que rompan sus esquemas y digan yo sí puedo competir!

Sarah Almusbahi. Fénix: “El fútbol es parte de mi personalidad”

Foto: Cortesía de la entrevistada

Mi nombre es Sarah Almusbahi. Soy estudiante de medicina en el 5to año de la carrera. Soy de Yemen y EEUU. Unas compañeras de la ELAM (Escuela Latinoamericana de Medicina) me invitaron a entrenar con el equipo Fénix y como siempre, dónde hay oportunidad para competir, allí estaré.

Crecí en una grupo futbolera. Pasé mi principio jugando deportes y juegos inventados en el arrabal. El fútbol siempre era mi preferido. En el colegio empecé a competir de forma organizada con el equipo de la escuela. Hace 5 primaveras aquí en Cuba conocí el Futsal.

Cuando toco el balón me siento acertado y agradecida de poder disfrutar tanto en la cancha. Cuando estoy allí pienso en competir y carencia más. En momentos de estrés sirve como una terapia. El Futsal es mucho más rápido que el fútbol por la diferencia en el tamaño del ámbito, exige una técnica más fina y una viejo creatividad, y eso me gusta.

El fútbol es parte de mi personalidad. Cuando paso mucho tiempo sin competir siento que poco me error. Siempre le digo a muchachas que tienen interés y aman el fútbol que lo practiquen con corazón y sin pena de equivocarse. Todo el mundo empieza sin mucha técnica, pero la habilidad hace el preceptor. El fútbol es un arte de equipo y fomentar eso incluso sirve fuera de la cancha. Cada día que nos levantamos respirando es una oportunidad para mejorar en la cancha y en la vida fuera de ella.

Foto: Cortesía de la entrevistada

Fueron las voces de cuatro chicas que le dan sentido a su vida mediante el Futsal, son de esos ejemplos que demuestran que cuando el físico flaquea y las piernas se cansan el corazón hace el resto del trabajo, esa es la principal virtud de cada una de ellas. Volveremos en unos días con otras historias con el objetivo de seguir acercándonos a varias de las protagonistas de esta bonita aventura que es la Lazo de Futsal Femenina de La Habana. Nos vemos.

Deporcuba. Futsal Femíneo.





Source link